Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
El “código Oculto” Que Hace Diferente A Una Consultora SIN

El “código oculto” que hace diferente a una consultora SIN

En SocialBrains, al igual que en nuestra anterior etapa en Comunicación y Nuevos Medios, nos definimos como “La 1ª Consultora 100% SIN”. SIN es la expresión abreviada de Social Intelligence, como una forma de entender Internet, y también nuestra misión como consultora de reputación online y de transformación digital. SIN es la suma del mundo de la agencia de comunicación, la consultoría estratégica, la inteligencia de negocio, el análisis de datos y la gestión de comunidades online.

Pero es también algo más: un código “oculto” con el que tratamos de ser diferentes, y de hacérselo notar a quienes nos rodean. El adverbio “sin” tiene por sí mismo significado en español, y aunque todos los manuales de marca dicen que definirse “con” lo que tienes es mejor que hacerlo “sin” lo que no posees, en su momento elegimos esa palabra porque entendimos que nos permitía diferenciarnos mejor. A título personal, van a continuación 5 motivos por los que somos la primera consultora SIN, porque tratamos de prosperar SIN nada de lo que sigue:

  • SIN Comisiones abusivas. Como cualquier negocio que se precie, en SocialBrains también tenemos la obligación de cuidar de nuestra economía para no echar la persiana el día de mañana. No somos una ONG (en el sentido peyorativo de la empresa), pero en nuestro código genético, y en el mío en particular, está el no mirar por la perra chica. Una cosa es que cada trabajo tenga un coste, y otra que para levantarnos del sofá digamos ‘show me the money’. Creo que lo interesante es poner proyectos en marcha, motivar a quienes solicitan nuestra ayuda, y abordar soluciones de forma conjunta, adecuándonos a las posibilidades de cada cual. A lo mejor ‘palmamos’ una auditoría previa, unas reuniones o la elaboración de un plan estratégico. Pero tenemos mucho más que ganar que que perder… si es que perdemos algo; para mí emprender significa andar sin ideas preconcebidas, siempre con la cabeza despejada y ávida de sacar siempre algo de provecho, aunque sea a título de aprendizaje.
  • SIN subempleos. Entiéndase el término: con contratos en fraude de ley o con condiciones económicas drásticamente mejorables o las horas de trabajo empeñadas en la tarea. Defiendo una consultora SIN esos subempleos mal llamados “becarios”, que nada tienen que ver con esos legítimos y necesarios convenios de prácticas con entidades formativas, que permiten poner en práctica habilidades teóricas, en un contexto de rigidez de mercado laboral que trasciende a la propia situación económica. No nos llevemos a engaño: SocialBrains es una consultora todavía pequeña, con necesidades muchas veces superiores a sus posibilidades, pero defiendo un propósito, un empeño casi personal, de que quien se implica en este proyecto reciba la mayor porción posible de la tarta, grande o pequeña, que se pueda ir repartiendo.
  • SIN Clientadas. Es una de las palabras casi irrenunciable en el trato con el cliente. La “clientada” es, para entendernos, “la típica chorrada del cliente, que no tiene ni idea”. Detesto ese concepto. Me produce indisposición mental, me previene contra quien la emplea y me alerta de que algo estoy haciendo mal, como profesional, si me siento con cierta predisposición a utilizarla. No se trata de que “el cliente es Dios”, que para dioses a mí no me llega ni la religión; pero sí de tener clara una convicción: el cliente es alguien que da un salto de fe, poniendo en tus manos parte de sus recursos a cambio de un servicio, en un contexto de elevadísima competencia, y que cuenta contigo precisamente porque una parte, pequeña o grande, de lo que tú haces no la conoce en absoluto, o no la conoce tan bien, o no se considera tan capacitado com tú para ejecutarla. Por tanto, si te contrata no solo tiene el perfecto derecho, sino el deber y la obligación constante, de preguntarte asuntos que tú consideras irrelevantes, de solicitarte cuestiones que para ti son banales o de replantearse decisiones que para ti están claras y cristalinas.
  • SIN Recetas milagro. ¿Así que tres tuits a la semana, dos posts en Facebook y uno en Linkedin cuestan 99 euros al mes? ¿O 49? ¿Así que la mejor receta para tener una presencia digital es utilizar un hashtag en Twitter? ¿Así que existe la reputación online low cost? ¿O la Premium? Cada proyecto es un mundo, cada empresa tiene una necesidad en particular. Unas necesitan actualizar sus procesos de toma de decisiones, otras necesitan entender que los consumidores tienen un rol que hace unos pocos años era implanteable. Otras simplemente necesitan que alguien ponga en el tablero público lo que hacen, que lo hacen muy bien y muy seguido. Pero en todos los casos se necesita lo mismo: que te preste atención aquel a quien van a confiar una parte de su actividad, y le van a pagar por ello. Las oportunidades no lo son solo de negocio, lo son también y sobre todo de implicación en el futuro. Prefiero dedicar más tiempo inicial del que voy a facturar, si a cambio el servicio que voy a prestar está personalizado al máximo.
  • SIN Humo. Desde que se habla de Web 2.0, he oído tantas veces lo de los políticos 3.0, o los profesionales 4.0, que no me ha quedado más remedio que decir, con todo el sarcasmo posible del mundo, que soy un “ex periodista 7.2, o 9.4”. Quien pone etiquetas a diestro y siniestro al sentido común tiene un problema más o menos severo de miedo a la incertidumbre, terreno en el que debe moverse cualquier proyecto digital; quien lo hace sin saber de lo que habla (políticos 3.0, profesionales 4.0, etc.), tiene además un grave trastorno de la psicología profesional que podemos llamar “vendehumismo sistemático”. Y es algo contra lo que tenemos que estar alerta 24 horas al día, 7 días a la semana. La consultoría es en sí misma una actividad con cientos de elementos intangibles, donde es muy tentador conducirse en cualquier momento por el camino de las “ventas de humo”. Y no solo eso, sino que quien está contigo te ría la gracia. Niet. Nein. Por ahí no.

En fin. Esta es la parte que no contamos cuando definimos SIN como Social Intelligence. Pero está también en nuestra partida de nacimiento. SocialBrains “sin” esto, no sería SocialBrains. O al menos, no contaria conmigo 😉

Alfonso

Consultor Social Media y Director Ejecutivo en SocialBrains. Además ex periodista, con especialidad académica en Comunicación y Gestión Política, y todavía hoy columnista en Gestiona Radio y Diario Financiero, bajo el nick Arquero Público. Autor del libro de artículos Líneas desde el páramo. Más en su perfil en about.me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba