Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
El Showrooming Hecho Negocio

El showrooming hecho negocio

Conozco gracias al blog de Gustavo Entrala (ES) el caso de B8ta (EN):

En B8ta no se venden productos, se enseñan y se demuestran. La idea es genial: B8ta busca a fabricantes de tecnología que estén empezando y les propone exponer el producto en sus cinco tiendas en EE.UU. (está creciendo y tienen un plan muy ambicioso de desarrollo). B8ta cobra una cantidad fija al mes por enseñar los gadgets a quienes visitan las tiendas. A cambio, les da una analítica muy sofisticada sobre el número de impactos que ha tenido el producto en las personas que han pasado, las demostraciones que sus empleados han hecho y el número de pedidos online que ha generado.

Es decir, una manera magistral de monetizar el showrooming (ES), ofreciendo a fabricantes la oportunidad de dar a conocer su producto y recibir un feedback personalizado muchísimo más completo que el que recibirían a nivel puramente digital, para colmo bajo costes muchísimo más aceptables que los que habitualmente se trabajan en el retail físico.

Para hacernos una idea, tienen calculado que el impacto medio por producto está entre los 9 y los 14 céntimos. Como señala Gustavo, a un coste más barato que el CPC medio de Adwords. Y ojo, que hablamos de un impacto físico (ver y tocar el producto), no simplemente de un enlace acompañado, si eso, de una imagen en derroteros digitales.

La estrategia, por tanto, me parece incuestionable, y adelanta un tema que llevamos ya tiempo defendiendo por estos lares: el futuro del retail físico frente a los beneficios (ES), cada vez mayores, del ecommerce.

Desde que soy Amazon Premium, ya no he vuelto a comprar productos tecnológicos fuera de su plataforma. Desde que Amazon Prime Now llegó a Madrid, casi no he vuelto a sufrir una cola (ES) en un supermercado.

¿Tiene sentido seguir compitiendo en logística física en un entorno digital cada vez más optimizado? O por el contrario, ¿no tendría más sentido trasladar la idea detrás de B8ta al resto de escenarios, ofreciendo unas tiendas como meros escaparates de productos que deben ser comprados digitalmente? Tanto para productos propios (empresas con tiendas físicas), como por supuesto para productos de terceros (supermercados como expositores de prueba de productos para que, bien sea in situ desde la aplicación, bien sea a posteriori, el usuario realice su pedido).

En la restauración ya estamos acercándonos a este paradigma, y eso que el retail de productos frescos es a priori el más complejo de afrontar (bajo ciclo de vida, requisitos de mantenimiento y producción más elevados). Como para no plantearse en escenarios tan estáticos, dependientes de una buena cadena de distribución (tiendas como almacenes, ejem ejem) como es el retail de productos no perecederos…

Pablo F. Iglesias

Consultor de Presencia Digital y Reputación Online, aportando masa gris como Ejecutivo de Tecnología y Seguridad en SocialBrains, que no es poco :).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba