Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Imaginemos

Imaginemos

Bueno, es lunes. No cuesta mucho imaginar. Imaginar que ya estás de vacaciones. Imaginar que la Prima de Riesgo se escapa con el Higgs, el del Bosón a leer juntos el Códice Calixtino. Imaginar que, por fin, la próxima llamada será esa que tanto esperas. Todo menos pensar que es lunes.

Pero todo eso no pegaría mucho con la temática de está pagina. Así que imaginemos algo que tenga que ver con comunicación y con redes sociales. Si, aunque sea lunes.

A ver…

Venga. Imaginemos que una gran marca, de esas que estamos jartitos de ver por ahí en anuncios de TV, periódicos, revistas, radios y demás medios tuviese una revelación. No, no me refiero a que el Director Gerente se cayese de un caballo o que se apareciese un Ángel del Señor en un Consejo de Administración. No, a no ser que a pesar de ser lunes por la mañana estéis ya con los mojitos.

No, la revelación consiste en que, de la noche a la mañana, decide eliminar su presupuesto de publicidad en medios y trasladar TODO ese dinero a las Redes Sociales. Buf… es mucho imaginar, lo sé. Y mucho dinero. Estamos hablando de una GRAN marca, no de una tienda, no de una pequeña empresa. Muchos anuncios, muchas páginas, muchos pagos a agencias de medios y a creatividad.

¿Qué pasaría? ¿Se podría hacer? ¿Tendría el mismo impacto la marca utilizando su dinero de esa manera? ¿Sería un suicidio?

Como estamos imaginando, no hay problema con hacerlo o no. Para eso está la imaginación. Así que tenemos montones. Montones de dinero y montones de incógnitas. Bueno, ya veo que seguís callados… así que empezaré yo. Luego, si acaso, me decís, ¿vale?

Y no es que yo sea nadie especial para hablar de esto. Tan sólo imagino.

E imagino que la palabra sería “cerca”. Cerca del cliente, cerca de su vida cotidiana, de sus gustos, del día a día. Y cuidado que he dicho “cerca”, y no “encima”. Mi objetivo principal sería acercar la marca.

Los anuncios en TV están lejos, necesitados de una frecuencia alta de espacios para un impacto útil sobre el consumidor. No digamos ya de los anuncios en prensa o radio. Si me imagino lo que cuesta mantener un perfil en Twitter o Facebook por ejemplo (y por ahora no hablo de “como ” mantenerlo, sino de su coste económico) y de la cercanía que me permite, la efectividad por euro utilizado es bastante mayor en el segundo caso.

Pero claro, imaginar está muy bien, pero ni imaginando podría llegar con esos perfiles a los cientos de miles -millones en muchos casos- de personas, a los que llegan los grandes medios…. ¿O sí?

Desde hace décadas, la principal preocupación de la publicidad ha sido ir delimitando cuidadosamente a quien se dirigía. Nichos de mercado, segmentación por edad, profesión, domicilio, encuestas, estudios, testing… todo lo que absolutamente y de manera muchísimo más natural ofrecen las redes sociales. “Cerca”, recordad…

Y como tenemos mucho dinero, podemos usar las redes como nadie (o eso creo) ha hecho hasta ahora. Si tenemos nuestro producto -sea cual sea- en miles de tiendas a lo largo del país, ¿porqué sólo tenemos un perfil en cada una de las redes? Eso no es estar cerca. Eso es usar las redes como si fueran un medio de comunicación como otro cualquiera. Y no sólo me imagino, en este caso, si no que sé perfectamente que son algo más, mucho más que eso. Mi  imaginación se lanza a estudiar mi producto y a segmentar mi presencia en redes tanto como sea necesario para ACERCARME de manera efectiva a quien creo que va a comprar mi producto. ¿50 perfiles en Twitter? ¿200 en facebook? ¿Los que sean necesarios en You Tube, Google plus, tuenti, instagram, flickr, pinterest…? ¿Y por qué no?

Recordad que hemos imaginado que es bastante dinero el que podemos utilizar. Y que queremos acercarnos, no colocarnos encima. Estar presentes, no avasallar. Dialogar, no imponer. Mostrar, no arrojar. Conocer, no espiar. Si una marca de alta gama no vendería sus productos en determinados comercios, ¿porque si utiliza determinadas redes de manera global?

¿Podríamos hacerlo? ¿Existen profesionales que puedan crear la infraestructura necesaria en las Redes para crear esa cercanía? ¿Es factible? ¿Que cuesta, desde la contratación de agencia hasta su emisión, un anuncio en TV de un gran producto? ¿De verdad no es matar moscas a cañonazos? ¿No es más molesto un anuncio en medios que un perfil que te demuestre día a día una cercanía sincera y que te atienda, no te avasalle?

Bueno, es lunes, tan sólo es mi imaginación…. con que leyeras esto un martes, lo mismo ya no tendría ningún sentido.

Aunque, porque no, siempre te puedes imaginar que es lunes 🙂

Adolfo Suarez

Ha pasado la mayor parte de su vida trabajando como diseñador gráfico y divirtiéndose como escritor, hasta que la crisis le invitó a llevar las lentejas a casa con lo segundo. Y en ello está, con tres libros ya en sus alforjas: Primera Cosecha, Viento en las velas y, muy reciente, Madride. Si le buscáis en Twitter como @cosechadel66 probablemente le encontraréis, pero será más fácil si preguntáis en “El patio del pájaro azul”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba