Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Haciendo Del Mundo Un Lugar Más _______ Y Conectado

Haciendo del mundo un lugar más _______ y conectado

Esta imagen de R. Kikuo Johnson ejemplifica a la perfección la convulsa relación de las empresas occidentales con el país del sol naciente.

La misión de Facebook sigue siendo “Hacer del mundo un lugar más abierto y conectado”. Lo único que para conseguirlo, quizás haya que “redefinir” lo que Oriente entiende por abierto.

Yahoo proporcionó en su día acceso (ES) a las autoridades chinas a información sobre activistas democráticos, facilitando así su encarcelación. Microsoft cerró la página del activista pro-libertad de prensa Michael Anti (EN). Google censuró resultados de búsqueda potencialmente sensibles en China hasta 2010, momento en el que acabó abandonando el país (ES). En 2006, esas tres empresas fueron acusadas en el Congreso de Estados Unidos de “colaborar enfermizamente” con el Gobierno Chino.

Pero hablemos de Facebook.

La red social ha estado bloqueada en China desde 2009, e Instagram, desde 2014.

En China quien reparte el bacalao es y sigue siendo WeChat. Una plataforma que va bastante más allá (ES) de las concepciones que tenemos por occidente de red social. Puedes, por supuesto, compartir con tus amigos fotos de gatitos, pero también comprar bienes y contratar servicios, escuchar música y ver vídeos, realizar búsquedas y, en definitiva, casi cualquier cosa que se te ocurra.

Todo gracias a que WeChat cuenta con el beneplácito del gobierno chino. Y por supuesto, ha accedido desde el primer momento a que los tentáculos del control soberanista (ES) sean pilar base de su negocio.

Entrar en un mercado como el asiático es verdaderamente difícil para una empresa de Occidente. Ya no solo por las diferencias culturales, sino por lo que implica a nivel puramente político acceder al que por otra parte representa, y según palabras textuales de Zuckerberg, el país que no se puede obviar (EN). Tanto como para aprender mandarín, y para reunirse con el director de propaganda de China, Liu Yunshan (EN).

Los objetivos son claros: Facebook debe tener una versión de su red social en el gigante asiático, aunque para ello haya que ceder “parte del control” a las autoridades, que tendrán capacidad de interceder en las comunicaciones, de censurar contenido considerado inapropiado, y por supuesto, de utilizar esa información como arma para asegurar “la integridad del país”.

Y esto frisa frontalmente con esa filosofía de empresa de nueva generación de la que Facebook hacía gala recientemente, anteponiendo el interés de la sociedad a su propio negocio.

Entiendo que encontrar el equilibrio resulta muy pero que muy difícil. Que a diferencia del caso de Tailandia, los intereses económicos en China son considerablemente superiores, máxime en un mercado tan maduro como el actual, con la constante presión de los inversores.

¿Pero dónde quedan nuestros principios? ¿Dónde queda el valor de crear un servicio capaz de ayudar a conseguir las libertades que todo ciudadano debería tener, como ocurrió en la Primavera Árabe (ES)?

Y en última instancia, ¿dónde queda la reputación del propio servicio en aquellos mercados donde ya operamos? ¿Es que una decisión así no tiene impacto económico directo? Esos mismos usuarios y clientes que un buen día se darán cuenta de que nuestra compañía se ha vendido a las aspiraciones censoras de otro país. Que ha preferido dilapidar su misión para adaptarse a un mercado que resulta profundamente interesante para su negocio.

Aunque como señalaban por Techonology Review (ES), quizás eso ni siquiera tenga un eco económico más allá de la crítica periodística. Que todos seguiremos utilizando Facebook, o Google, o Windows, o Yahoo, aunque estas compañías se vuelvan menos democráticas en el otro lado del mundo…

Pablo F. Iglesias

Analista de información en Nuevas Tecnologías y Seguridad Informática, Consultor de Estrategia y Marca, aportando masa gris como Ejecutivo de Tecnología y Seguridad en SocialBrains, que no es poco :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba