Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Mi Ciudad Es Un 8,2 Mejor Que La Tuya: Sobre Medición En Smart Cities

Mi ciudad es un 8,2 mejor que la tuya: Sobre medición en smart cities

Parece una obviedad, pero lo cierto es que la sociedad ha tejido un férreo (y limitado) ecosistema de normalización con el único y principal objetivo de crear estándares, que sitúen los referentes claros sobre el alcance de los servicios y fijen calidades mínimas.

Lo hicimos en su día con el propio lenguaje, que no deja de ser un conjunto de marcos de referencia aceptados por un colectivo para que el mensaje (la comparación) se pueda realizar. Y lo hacemos a diario, tanto en las acciones de más alto nivel de la sociedad, como en las más banales del ciudadano.

El mundo digital, y debido principalmente a lo acotado que está (a fin de cuentas, es una creación nuestra), está normativizado. Aunque no haya una estandarización que guíe exactamente cómo se debe hacer esta medición, pero al menos cualquier sitio de internet tiene unas variables para medir cuánto éxito tiene, dónde debe hacer más hincapié,… Y lo mismo ocurre con cualquier escenario digital que se te ocurra (redes sociales, aplicaciones, infraestructura)

Tengamos en cuenta que el mercado de la analítica se mueve a una velocidad de vértigo, intentando cuantificar variables cada vez más críticas para el negocio de lo que hay detrás. Lo que ayer era aceptable, ahora ya quizás no lo sea.

Porque si algo se puede medir, se puede mejorar, se puede optimizar, y nuevamente, puede ser un elemento susceptible de ampliar y asentar los marcos de referencia normativos.

La digitalización del mundo físico: Pilar clave de las Smart Cities

Ahora bien, trasladar esto al mundo físico no es tan sencillo. A diferencia del lenguaje, de las normas sociales, de la legislación,… y del tercer entorno, el mundo físico no es acotado. O al menos aún no hemos encontrado un sistema que lo acote correctamente sin que haya un margen de error (por diminuto que sea).

Desde hace menos de una generación, contamos con unas herramientas digitales fundamentales en el apoyo a esta ingente tarea, y las acompañan un conjunto casi ilimitado de sensores (ES) que transforman estímulos físicos en números. En variables que podemos incluir en un proceso de normalización.

Y así nace la ciudad conectada, la ciudad inteligente. Esa misma que promete aprender y adaptarse a nuestras necesidades, centralizando buena parte de los efectos que esos sensores puedan recopilar, y optimizando su desempeño en tiempo real.

Como es fácil imaginar, se trata de un tema que a los miembros de SocialBrains “nos pone”. Que a nosotros eso de cuantificar las cosas nos gusta incluso más que al común de los mortales.

Y si disfrutamos como niños cuantificando el tercer entorno, generando estrategias específicas para optimizar los beneficios de nuestros clientes, imagínate lo que nos gusta conocer el brillante trabajo que están realizando varias entidades en la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) para dotar de una norma de referencia, precisamente, a las ciudades inteligentes (ES). Uno de esos socios es la patronal de las empresas de electrónica, servicios TI y Contenidos Digitales, AMETIC, de la que SocialBrains es empresa asociada desde hace casi un año.

Hablamos nada más y nada menos de desgranar, una a una, todas las variables que de verdad son críticas a la hora de generar una herramienta de gestión de ciudades inteligentes. De transformar esos datos en bruto de miles de sensores en conocimiento que permita a las administraciones, y por qué no, al resto de ciudadanos, enriquecer la experiencia del colectivo.

Y normalizar este campo de inmenso potencial, claro está. Con un fin promordial: conocer las carencias y puntos de mejora que nuestra ciudad tiene comparada con otras, y aprender cómo éstas lo han solucionado. Economía colaborativa de gran formato. ¿Quién dijo que no se puede?

Para optimizar los beneficios, y posicionar nuevamente a la analítica en su correcto pedestal: El de servir de herramienta para mejorar la vida de las personas.

No me digas que eso no mola :).

Pablo F. Iglesias

Analista de información en Nuevas Tecnologías y Seguridad Informática, Consultor de Estrategia y Marca, aportando masa gris como Ejecutivo de Tecnología y Seguridad en SocialBrains, que no es poco :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba