Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
La Carrera Por Ser El Medio De Referencia De Los Juegos Olímpicos De Río

La carrera por ser el medio de referencia de los Juegos Olímpicos de Río

Las plataformas digitales se han posicionado como los grandes núcleos informativos de la sociedad, sirviendo al principio como intermediarios del papel de los medios de comunicación, y cada vez más, como referentes con nombre propio de la actualidad.

Y el campo de batalla en los próximos meses será ver quién es capaz de ofrecer mayor valor de cara al consumidor interesado en estar informado sobre los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Hay movimientos esperables, como el de esa Twitter lanzando hasta 250 hashflags específicos (EN) para el acontecimiento, Facebook probando qué tal se comportan sus servidores de streaming en directo con partidos amistosos (EN), o la apuesta por la realidad virtual de Google, que permite en Rio: Beyond the Map (EN) visitar las favelas en todo su esplendor. Incluso Instagram, copiando de Snaptchat su funcionalidad de Stories (EN) y los filtros temáticos  (EN) de los JJOO, con vistas, seguramente, a posicionarse como herramienta de compartición de esos momentos personales vividos alrededor de tan citado acontecimiento.

Y es que en juego hay mucho, muchísimo.

La consultora Nielsen publicaba recientemente, a colación de los nuevos canales de consumo, un estudio (EN) sobre cómo evolucionan los flujos de consulta y difusión de distintos eventos (series de televisión, concursos, espectáculos deportivos,…) con las nuevas tecnologías.

Y el corolario apunta a que Twitter sería la plataforma más confiable a la hora de reflejar los gustos de la audiencia, superando incluso al aparentemente imbatible Google.

De nuevo, uno de esos intangibles que tan difícil resultan de monetizar en una empresa que precisamente necesita como el comer resultar atractiva en Bolsa.

Twitter es el pulso informativo de la información, y su valor solo es entendible en momentos como el que seguramente viviremos en Río de Janeiro, cuando millones de personas de todas las partes del mundo plasmen en sus perfiles el día a día de los múltiples eventos deportivos (y sociales) que allí tendrán presencia.

Con un volumen de información en tiempo real tan masivo, está en mano de la propia Twitter (y de todos los stakeholders que disfrutamos analizando los datos que suelta su API) el sacar oro, ofreciendo a los usuarios una medición social sazonada con variables externas a la plataforma dependientes del transcurso del propio evento.

Es por ahí donde Twitter, Facebook, Google, Snapchat y cualquier plataforma digital tiene que estar. Y Twitter cuenta a día de hoy con el beneplácito de la industria, de un buen puñado de millones de usuarios.

Por supuesto, el que Facebook sea la plataforma más usada por el grueso de la sociedad, que Snapchat sea sinónimo de nuevas generaciones, y que Google cuente con la pasarela de consulta más inmediata (buscador y Android), no les va a poner las cosas fáciles a los de San Francisco.

Pero en juego está poder demostrar de una vez por todas que per sé, su herramienta puede ser rentable.

Y ya no solo eso, sino que además es profundamente necesaria para comprender cómo fluye la información de toda nuestra civilización. Lo cual, de por sí, tiene un valor difícilmente extrapolable a viles monedas.

 

Pablo F. Iglesias

Analista de información en Nuevas Tecnologías y Seguridad Informática, Consultor de Estrategia y Marca, aportando masa gris como Ejecutivo de Tecnología y Seguridad en SocialBrains, que no es poco :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba