Saltear al contenido principal
1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
No Te Podrías Imaginar Lo Que Va A Pasar Tras El Nuevo Cambio De Google

No te podrías imaginar lo que va a pasar tras el nuevo cambio de Google

Toma título clickbaiting que me he marcado. Con el permiso de mis compañeros, os prometo que no volverá a pasar… Y de hecho, espero que no tengamos que volver a sufrirlo después del anuncio, por parte de Google, del abandono final de Page Rank (EN).

¿Pero es que se seguía utilizando? Sí y no.

Por supuesto, desde que este algoritmo reinara dictatorialmente en las búsquedas de internet ha pasado tiempo, y Google ha ido degradándolo paulatinamente en favor de criterios más objetivos.

A saber, la esencia detrás del algoritmo de Larry Page (del que por cierto hereda su nombre) se debe precisamente a la emulación bajo un entorno digital y masivo de otro sistema de catalogación que a día de hoy sigue usándose en el ámbito educativo: el citacion index (EN).

Ese índice cataloga los autores académicos según su importancia, atendiendo al número de citaciones que sus paper reciben por parte del resto de la comunidad académica (en revistas y otros paper).

Se trata por tanto de un acercamiento al Santo Grial de las búsquedas: el cómo priorizar una lista de resultados según su relevancia.

Si algo se caracterizó la web 2.0 fue precisamente en sembrar el tercer entorno de una suerte de citación index digital. Que un enlace fuera compartido por muchas personas podría significar, en teoría, que resultaba valioso.

El problema surge cuando intentamos trasladar hechos de un universo tan acotado como el académico (basado en unos criterios muy pero que muy estrictos, y secundado por toda la comunidad) al ámbito masivo (fuertemente descentralizado y sin un patrón claro que seguir).

Así, pasamos de una idea brillante a una realidad expuesta a una esperable manipulación. Aquellos con conocimientos suficientes pueden tergiversar los valores de ese algoritmo para posicionar sus proyectos (o los proyectos de sus clientes) por encima de la competencia. No porque en efecto sean “más relevantes”, sino porque son capaces de alterar hacia sus intereses el sistema.

Surge entonces el SEO, y se posiciona como necesario para sacar adelante un proyecto digital. Si algo ha marcado la historia de estas últimas dos décadas, esto ha sido sin lugar a dudas la búsqueda continua e inexorable de engañar al algoritmo de aquel que suele ofrecer la puerta de descubrimiento de nuestros negocios.

Ahora Page Rank pasa a ser un criterio ya no expuesto al escrutinio público. Una mera referencia interna a lo que en su día dio sentido (y éxito) a un proyecto como Google.

Y en su ausencia, empieza a materializarse la evolución lógica de un algoritmo que espera ser pilar de la relevancia informativa: El Knowledge-Based Trust score o KBT, del cual ya hablé en su momento, que basa su potencial en criterios más abstractos (fiabilidad del contenido, historial y reputación respecto a proyectos semejantes) y esperemos, con menor capacidad de tergiversación.

En el otro lado, una industria (la del SEO) que seguirá viva durante mucho más tiempo, aunque tendrá que adaptarse a un entorno más afín a considerar la relevancia y la comunidad y no tanto en el inflado de métricas sociales, la obsesión por las keywords y los enlaces que apuntan a nuestro sitio.

Sin obviar el riesgo que sigue suponiendo delegar en una compañía (como Google) la potestad de elegir qué es relevante y qué no para la sociedad (ES). Una guerra que a priori está de nuestro lado, posicionando la ciencia y los hechos constatados por encima de la pseudociencia y demás elementos culturales de dudosa reputación. Pero también abriendo la puerta a que el día de mañana esa relevancia se torne hacia uno u otro lado según los intereses de la compañía que tiene tras de sí, siempre y cuando el negocio de la misma así lo precise.

Nada, en verdad, que no esté pasando a día de hoy (ES) con las limitaciones del actual algoritmo, aunque aún así a considerar de aquí a futuro.

Pablo F. Iglesias

Analista de información en Nuevas Tecnologías y Seguridad Informática, Consultor de Estrategia y Marca, aportando masa gris como Ejecutivo de Tecnología y Seguridad en SocialBrains, que no es poco :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Volver arriba